En la actualidad es indispensable definir los aspectos ambientales y los requerimientos legales aplicables a cada proceso productivo y determinar las áreas de oportunidad para mejorar la calidad del aire, suelo y agua, así como el buen aprovechamiento de los recursos naturales y la disposición controlada de los residuos que se generan.